El dragón

10.12.2017

-Déjame ver...estás apunto de tener el examen más importante de tus estudios, han habido como 72 ataques terroristas en este mes, una horrible escasez de trabajo, han habido 2 guerras civiles en 3 años, ¿Y tú estás mortificado porque Grenat pasa más tiempo con un chico que contigo?-dijo Diego.

-Si Diego, estoy mortificado por eso, ¿Tienes algún problema?-respondió Criz.-En lo personal no me importa ese montón de guerras, solo con un distractorio...

-¡¿Cómo que no te importa?!-interrumpió Diego.-Te tiene que importar.

-No, no tiene.

-Te afecta, y te consta, ¿O ya te olvidaste de lo que le pasó a tu tía aquel día en el valle? Todo fue culpa por esos tipos locos, los Viitor, los Noroc, los Rebeliune, y los Schimbare.

-Diego...sabes que te aprecio mucho, eres muy especial para mí y me dolería perderte porque eres el único aparte de Grenat que me apoya, escucha y consuela. No quiero discutir sobre eso, y menos ahora, sabes las consecuencias.

El timbre que marcaba el inicio de clases sonó durante sus largos 5 segundos para luego desaparecer, creando así que toda la masa de estudiantes se moviera. Criz cerró su locker y se fue por el pasillo dejando atrás a Diego. Él fue tras Criz.

-¡Espera Criz!-dijo Diego deteniendo a Criz del hombro.-Lo lamento, no era mi intención, pero sabes que no soporto que el mundo se pudre, el humanos está a punto de extingirse, y aún así nos pongan a laborar como si nada, además tú estás por ahí de indiferente.

-Lo acabas de decir, el mundo se pudre y el humano está a punto de extingirse, mejor disfruto la vida por un amor imposible-respondió Criz.

-Lo sé. "El amor puede carecer de sentido, pero nunca de valor", sueles decir eso, y lo entiendo, el amor vale mucho, pero viejo, trata de ser un poco más realista, aún se puede salvar el mundo...si se lograra erradicar toda la mala gente tal vez...

-No-interrumpió esta vez Criz.

.¿Qué?

-Más tarde hablamos, tengo un examen importante.



-Déjame ver...¿No sabes cómo decirle a Criz que lo amas? Querida, solo dícelo, es tu amigo de la infancia, dudo que te rechaze, ¿Acaso no has visto su sonrisa cuando estás a su lado?-dijo Tom.

-Si Tom, no sé cómo decirle a Criz que lo amo...es que...no sé...a veces pienso que es de esas personas que no les gusta tener una relación...¿Cómo se llaman?-dijo Grenat.

-¿Asexuales?

-¡Si! Asexuales.

-Jajajaja, querida, a ellos solo no les gusta el sexo, hay casos en los que tienen una relación estable sin sexo...aunque no hay muchos casos que digamos....

-Lo vez, menor es mi probabilidad de tener éxito.

-No digas eso, él te corresponde...por cierto ¿no ha pasado ya mucho tiempo desde que sonó el timbre?

-¡Es cierto, perdón, me tengo que ir! bye bye.

-Adios dulzura.



El alumnado no habitaba en los pasillos, las voces vuelan lejos, y los pensamientos quedan en el olvido.

-¿Qué te dijo?-cuestinó Tom.

-Nada importante, solo que no piensa en otra cosa más que en Grenat-dijo Diego.

-¿Y sobre la erradicación?

-No sé mucho, creo que le agrada, pero dijo que habla sobre eso terminando el examen.

-Ya veo, necesito que me confirmes.

-Por supuesto, ¿Y qué te dijo Grenat?

-No le he dicho.

-Eres un idiota, ella es una candidata muy importante, El Maestro se enojará si no entregamos gente apta.

-Lo sé pequeñín, pero ella es precisamente muy importante y apta porque es demasiado inteligente. Tú haz que Criz deje de pensar en Grenat, entonces Grenat se irá distrayendo y es ahí cuando la seduciré para que se una a nosotros.

-Buen plan.

-Lo sé.

-Por cierto, ya no me digas "pequeñín", es irritante.

-De acuerdo, pero en serio, haz que Criz entre a Noroc.

-No dudes de ello.